Macrobiótica

La alimentación macrobiótica es un enfoque dentro de las distintas variantes de una dieta que parte de la polaridad de la naturaleza: el principio del yin y yang.

Macrobiótica para equilibrar el cuerpo

Macrobiótica para equilibrar el organismo

El origen de la macrobiótica se remonta a los tratados George Ohsawa, un filósofo japonés durante la primera mitad del siglo XX. Sus principios son teóricos y prácticos, y van más allá de una simple forma de comer.

Consiste en una adaptación de las tradiciones culinarias del lejano oriente, donde la comida es parte esencial del equilibrio de la vida. Tan importante como la buena educación mental o el cultivo de la espiritualidad, aquí la nutrición es una pieza clave en el desarrollo integral humano.

A diferencia de otras dietas, ésta no parte de un rigor científico, sino energético. Agrupa los alimentos en dos categorías según sus cargas, pasivas o activas, y asegura la salud manteniendo un equilibrio entre ambas.  Con el tiempo se va haciendo más estricta, pudiendo incluso eliminar grupos nutricionales. Por eso el experto que la recomiende debe conocer y analizar el estilo de vida de quien la pida, para así estructurar un plan alimentario basado en las necesidades de su momento vital.

¿A quién va dirigida la alimentación macrobiótica?

Cualquier persona puede incorporar la alimentación macrobiótica a su estilo de vida. En gran medida depende de sus necesidades y sus objetivos. Lo más importante es que un especialista primero evalúe a la persona. No es lo mismo que una mujer embarazada quiera cambiar su forma de comer, o que un hombre mayor quiera un cambio en su vitalidad.

La clave es el equilibrio y la mesura. Como todos los procesos en la naturaleza, un cambio radical de alimentación puede ser desfavorable (a menos que así se requiera). La idea es ir entrenando, tanto al cuerpo como a la mente y al espíritu, a recibir otro tipo de nutrientes. No existe un protocolo unificado, cada ser es único e independiente. La química del cuerpo de cada persona es particular. La dieta debe seguir acorde a ella.

Beneficios:

  • La alimentación macrobiótica aumenta las niveles de energía en el cuerpo. Alguien que solía comer comida procesada, azúcares refinados y pocas verduras o legumbres, puede ganas mucha vitalidad.
  • Es una manera regulada de depurar sustancias tóxicas, ya que el cuerpo se limpia poco a poco. Esto, a su vez, mejora los procesos digestivos.
  • Una de las virtudes de la macrobiótica es el balance del PH del organismo. Cada grupo de alimentos puede ser más ácido o alcalino. Se busca el equilibrio para que cada órgano y sistema funcione de forma óptima.
  • Puede ser una forma muy buena de aumentar la tolerancia a la frustración. Evitar comer ciertos alimentos puede ser un reto, tanto físico como mental.
  • Se potencia el estado de calma mental. Esto es una consecuencia física al reducir los índices glicémicos, pero también energética.

 

Encuentra el mejor profesional de Macrobiótica

y explora tu camino de bienestar

 

Comenzar













 








 
¡DESCÁRGALO!
close-link




 






 
¡DESCÁRGALO!
close-link

¿Buscas un profesional, una clase o una terapia de confianza?

Déjanos tu teléfono y en menos de 24 horas te contactaremos para ayudarte
ENVIAR
close-link

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?