Hipnosis

La hipnosis es una de las modalidades terapéuticas más antiguas. Puede usarse para distintos fines, como generar cambios en los procesos cognitivos, modificaciones psicológicas, fisiológicas, así como a nivel perceptivo y conductual. Su mecanismo de acción se basa en la interacción. El terapeuta, con previo permiso del paciente, lo va guiando dentro de su mundo inconsciente.

Hipnosis

El punto de partida para una hipnosis efectiva es la confianza. El paciente debe sentirse cómodo, protegido y en un ambiente no peligroso. A través de la palabra, y en combinación con otros ejercicios de relajación, el terapeuta busca que el paciente atenúe sus mecanismos de defensa en la vigilia. Esto quiere decir que se abre paso, de forma consciente, al inconsciente. Es preciso lograr un profundo estado de relajación y serenidad. De lo contrario el paciente no podrá volcarse sobre sí mismo y descubrir las profundidades de su psique.

¿Para qué sirve la hipnosis?

Los mecanismos de acción de la hipnosis funcionan para tratar muchos padecimientos o situaciones que impiden que la persona disfrute la vida con plenitud. Por ejemplo, pueden tratarse traumas de la infancia, fobias, trastornos y/o deseos reprimidos. No se considera una terapia en sí misma, sino un complemento terapéutico.
Al entrar en un estado de relajación profunda donde las barreras de la mente consciente dejan de operar como de costumbre, una persona puede conectarse con el origen de un problema. En este sentido tiene vínculos con el psicoanálisis, ya que de cierta manera se busca generar un estado catártico que repercuta en la cotidianidad.

¿Cómo es una sesión de hipnosis?

Cada sesión de hipnosis varía según la persona y sus necesidades. Sin embargo, lo primero que se hace es buscar un estado de calma y relajación. Una persona no puede entrar en estado hipnótico mientras está experimentando un ataque de pánico o mientras está trotando. El terapeuta, una vez que el paciente se relaja, buscará introducirlo al trance. Después, a través de la palabra y la guía, se profundizará en la mente para llegar al inconsciente.
Durante la intervención el terapeuta puede pedirle al paciente que “reviva” cierta vivencia, sentimiento o pensamiento. La idea es enfocar la atención en aquello que está bloqueando el bienestar de la persona para poder sacarlo a la luz y trascenderlo. Después se comienza la vuelta al estado de vigilia. Algunas personas necesitan solo una sesión para trabajar algo de forma puntual, algunas necesitan varias. Todo depende del caso.
Beneficios:

  • Se establece un espacio saludable donde la persona puede vincularse con su lado más inconsciente y vulnerable. Es posible ganar autoconocimiento y autoestima, ya que lo que se descubre en la hipnosis puede dejar de ser tan terrible como se pensaba.
  • Es posible superar fobias, traumas, adicciones o patrones negativos, tanto de conducta como de pensamiento. La persona adquiere herramientas para minimizar aquellas ideas o impulsos que lo conducen a determinadas formas de conducta o emotividad que no le benefician.
  • La persona puede disminuir el dolor, tanto emocional o físico, mediante la relajación. No solo es un mecanismo para adentrarse en el pasado o en el inconsciente, sino también en el presente.

Encuentra el mejor profesional de Hipnosis

y explora tu camino de bienestar

 

Comenzar













 








 
¡DESCÁRGALO!
close-link




 






 
¡DESCÁRGALO!
close-link

¿Buscas un profesional, una clase o una terapia de confianza?

Déjanos tu teléfono y en menos de 24 horas te contactaremos para ayudarte
ENVIAR
close-link

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?