El Diseño Humano es una herramienta muy útil y práctica que sirve para el autoconocimiento. Sintetiza disciplinas milenarias como la astrología oriental y occidental, el I-Ching, la Cábala y el sistema de chakras. A través de la creación de un mapa individual y la autoobservación, la persona se convierte en un testigo privilegiado de su propia vida. Es posible liberarse de la culpa, la vergüenza, el juicio, así como de patrones negativos o bloqueos. Y sobre todo,  la idea es descubrir quién eres y qué haces aquí.

Gracias al Diseño Humano es posible conocer la configuración energética con la cual nación una persona, misma que lo hace único. Tener esta información significa reconocer y aceptar lo que eres. Además funciona como una herramienta para encarar la vida desde una perspectiva más amplia, más sabia. Si no sabes quién eres, ¿cómo es posible lograr lo que quieres?

Cada persona tiene su propio Diseño Humano

Esto no tiene tanto que ver con las creencias inconscientes, sino con reconocer tu propia verdad. Así como nuestras huellas digitales son únicas, lo mismo ocurre con el Diseño Humano. Metafóricamente, es la “huella digital” de nuestra vida, la energía con la que nacimos y que nos acompañará el resto de nuestro camino.

Se trata de un manual de instrucciones hecho a la medida para cada individuo. Un mapa que te ayudará a transformar tu vida, tú mismo. El Diseño Humano nos muestra que cada uno de nosotros tenemos un esquema único “grabado al nacer” que determina nuestro modo de encarar, entender y manejar la vida.

Comprenderlo es esencial para reconocer tu propia estructura, misma que te permitirá aclarar las preguntas que quizá siempre te has hecho sobre la naturaleza de tus relaciones, con los demás y con el mundo en general.

¿Cómo se crea el Diseño Humano?

El Diseño Humano se crea a partir de la fecha y las coordenadas terrestres de tu nacimiento. Es dice, a qué hora naciste exactamente y en qué lugar del mundo. Esto genera una serie relaciones con los astros, con las fuerzas naturales y las fuerzas internas. Da pautas conscientes e inconscientes. No tiene que ver con la adivinación, sino con patrones matemáticos.

No es necesario creer o no en su veracidad. Es simplemente una especie de radiografía, con la ventaja de que puede cotejarse con la realidad y comprobarse. Es importante aproximarse a él con un buen facilitador, de modo que otorgue a la persona una buena caja de herramientas para comprenderlo y usarlo a su beneficio. Por otro lado, descartar su autenticidad simplemente implica privarse de información valiosa que puede servir para mejorar la vida a través del autoconocimiento.

Beneficios

  • Se establece una relación clara entre el inconsciente y los patrones manifestados en la vida cotidiana. Es una manera de ver las estructuras que hay debajo, en las capas más profundas de la psique.
  • Aporta una fluidez natural en las experiencias de vida. Se deja de resistir a lo que ya es, porque luchar contra la naturaleza solo provoca más aflicciones. Se trata de asumir la verdad para poder ser libre.
  • La persona aprende a distinguir las diferencias entre los centros energéticos y su rol vital. Aprende a usarlos a su beneficio, de modo que lo que sucede en la vida deje de ser una consecuencia del inconsciente. Todo tiene su razón de ser, todo tiene su propio poder, es cuestión de saber usarlo y comprenderlo.
  • A través del autoconocimiento la persona puede vivir de forma más plena. Se eliminan miedos irracionales cuando se asume la verdadera naturaleza. La vida se replantea de forma más vigorosa, más decidida, más real.