Psicodrama

El psicodrama es una rama de la psicoterapia que busca que las personas expresen a través de la improvisación cualquier emoción. Su creador, Levy Moreno, desarrolló esta terapia alternativa a inicios del siglo XX. Él se basó en la espontaneidad que ocurre en el teatro, en los momentos donde la interpretación y la realidad se pueden integrar. El objetivo es realizar ejercicios para buscar la catarsis y la liberación de aquellos pensamientos, ideas o sentimientos que nos perjudican o impiden disfrutar la vida de forma plena.

Psicodrama

Cabe recalcar que las sesiones del psicodrama son grupales, sin embargo, la técnica no pretende sanar a un colectivo. Por el contrario, cada uno de los participantes está sanando algo en sí mismo. A su vez, el juego de roles hace que el ensamble interactúe entre los miembros del grupo. En cada “obra” hay un protagonista, sin embargo, el resto de las personas son parte fundamental en el proceso del psicodrama.

¿Cómo es una sesión de psicodrama?

Cada sesión de psicodrama es única. La improvisación, por su propia naturaleza, es impredecible y cambiante. Primero se establecen fases. El protagonista es asistido por el resto del grupo, todos van improvisando escenas relacionadas con el problema que se quiere solucionar o superar. No existe un guion fijo, la pauta la marca el protagonista y el flujo natural de la improvisación. No se trata de reproducir escenas del pasado con exactitud, sino crear un drama más grandilocuente para hacer hincapié en aquello que produjo el trauma.
En ese sentido es parecido a las constelaciones familiares, la diferencia es que aquí hay elementos más teatrales, incluso poéticos. Se busca mezclar el arte con la vulnerabilidad más profunda de las personas. El protagonista puede llorar como un niño pequeño, o gritar o saltar. Al igual que los demás participantes. No hay reglas, ni tiempos fijos. La idea es llevar al límite las emociones dentro de un espacio seguro para que la persona que está buscando sanar o superar algo se dé cuenta de que no es tan grave, y de que él o ella tiene la llave para trascenderlo.
Beneficios:

  • La persona entra en contacto con su lado más instintivo, actuando por reflejo según los estímulos. Esto contribuye a la recuperación de memorias inconscientes para traerlas a la luz y superarlas.
  • Se fomenta la creatividad. A través de la improvisación la mente entra un plano de libertad artística. No es necesario ser actor, simplemente dejarse llevar por los impulsos creativos.
  • Fomenta el autoconocimiento. La persona descubre facetas, historias, emociones, pensamientos y vivencias para comprender su realidad.
  • Puede ser un catalizador muy potente para sanar relaciones interpersonales. La técnica ahonda en la verdadera naturaleza de relaciones madre-hijo, madre-hija, padre-hijo, padre-hijo, amigos, parejas, jefes, empleados, etcétera… Y, por supuesto, la relación más importante de todas, que es la de la persona consigo misma.

Encuentra el mejor profesional de Psicodrama

y explora tu camino de bienestar

 

Comenzar













 








 
¡DESCÁRGALO!
close-link




 






 
¡DESCÁRGALO!
close-link

¿Buscas un profesional, una clase o una terapia de confianza?

Déjanos tu teléfono y en menos de 24 horas te contactaremos para ayudarte
ENVIAR
close-link

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?