El Ho’oponopono es una filosofía hawaiana muy antigua que significa “corregir o enmendar un error”. Su definición más básica dice que se trata de una técnica de resolución de problemas. Parte del principio de que todo lo que ocurre en nuestras vidas es un reflejo de nuestro interior, como si el mundo fuese una pantalla y nosotros fuésemos el proyector de la película.

Ho’oponopono

Este arte ancestral se originó en las islas del océano Pacífico. La filosofía dice que todo lo que experimentamos en la vida responde a memorias inconscientes, tanto negativas como positivas. Esto quiere decir que cuando tenemos un problema o nos enfrentamos a una situación adversa, simplemente estamos “proyectando” esa memoria en nuestra realidad. Las memorias pueden venir de situaciones que vivimos de niños, heredadas de nuestros ancestros o incluso de vidas anteriores.

Ho’oponopono y Morrnah Simeona

Ella fue una sacerdotisa y sanadora natural que se encargó de popularizar la técnica en occidente. En sus palabras: “El principal propósito de este proceso es descubrir la Divinidad dentro de uno mismo. Ho’oponopono es un profundo regalo que nos permite desarrollar una mutua relación con la Divinidad dentro de nosotros y aprender a pedir que en cada momento, nuestros errores en pensamiento, palabra, acto y acción sean limpiados. El objetivo de este proceso es esencialmente lograr la libertad, la completa libertad del pasado”.

Lo siento, perdóname, gracias, te amo: las 4 frases del Ho’oponopono

El Ho’oponopono nos dice que ante cualquier problema, lo primero que debemos hacer es aceptar nuestra responsabilidad. Esto no quiere decir que seamos culpables de lo que está ocurriendo, sino que de alguna manera hemos contribuido a que la situación exista (incluso de forma inconsciente). Para empezar a sanar hay que aceptar lo que está ocurriendo y hay que conectarnos con nuestra esencia divina. Esto no tiene que ver con religión, sino con desviar la soberbia de lo que controla o alcanza a comprender nuestro raciocinio hacia una fuerza o energía superior.
“Lo siento, perdóname, gracias, te amo” son las palabras que el Ho’oponopono sugiere para liberar las memorias erróneas. Se pueden decir de forma suelta o como una frase completa. No es necesario repetirlas en voz alta, basta con hacerlo mentalmente. Repetirlas significa darle permiso a la divinidad para corregir o limpiar los problemas. Desde un punto de vista energético, las palabras funcionan porque en vez de aferrar nuestra atención al problema lo estamos “soltando”, permitiendo que esa vibración se limpie. Las cuatro frases y sus significados tienen una frecuencia muy alta. Entre más las repitamos más se limpian las memorias o errores.